Foto: Internet


Por ahora conviene poner interés en que este proyecto pueda materializarse en una ley, aun cuando los montos que contemple sean irrisorios en comparación al dinero que están dispuestos a desembolsar los inversionistas para hacerse de la mejor tierra.

Que no suceda con esta propuesta de ley lo que pasó con la Ley de Tierras (Ley 26505), vigente desde 1995, que a pesar de que contempla en su artículo 13 un impuesto a la propiedad de la tierra que exceda el límite de 3 mil hectáreas, no ha podido ser aplicado porque está supeditado a la aprobación de un decreto legislativo que el Poder Ejecutivo, hasta hoy, no tiene la voluntad de aprobar.

Mayor informacion en este enlace: IMPUESTO A TIERRAS AGRICOLAS

Colaboración: Divar Moya Zavaleta

Anuncios

Los comentarios están cerrados.