Renovar los contratos a los trabajadores CAS que laboran en la región de Lambayeque es un acto de justicia.

A pesar de haber laborado durante el mes de enero del 2012 no quieren efectuar el pago de sus remuneraciones.

Hemos tomado conocimiento que los trabajadores de la diversas sedes del Gobierno Regional quienes con todo derecho y justicia durante todo el año 2011 recibieron la categorización técnica con la  nivelación  de sus haberes, además se beneficiaron con incentivos económicos, uniformes, bonos de consumo, gastan menos en movilizarse, alimentarse; y hoy recibirán sus haberes correspondientes al mes de enero bien por ellos y sus familiares.

En cambio, NO es equitativo y justo el trato que reciben los servidores que laboran en las zonas rurales; ellos NO recibieron ningún beneficio laboral durante el 2011, gastan más en movilidad, alimentación y para colmo actualmente se les niega la renovación de sus contratos a pesar de existir el vínculo laboral entre ellos y el Gobierno regional, la necesidad de servicios incluso a permitido que asistan a sus centros de labores durante el mes de enero del 2012, además los trabajadores CAS afirman que las remuneraciones  y sus plazas  están presupuestados para todo el año 2012.

Como servidor administrativo y representante de los trabajadores CAS ante la Asamblea Universitaria de la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo, no puedo estar ajeno e indiferente a las dificultades que viven hasta la fecha los compañeros CAS que brindan sus servicios en el Gobierno regional de Lambayeque, quienes a pesar de haber logrado sus plazas a través de un concurso público, estas están presupuestadas para todo el año 2012, continúan trabajando normalmente durante todo el mes de enero por la necesidad de servicio en sus diferentes  centros de labores, es una injusticia y abuso del poder el no renovarles sus contratos para que puedan recibir la remuneraciones que por justicia les corresponde.

Con esta actitud el Presidente del Gobierno Regional  estaría demostrando a través de sus gerentes y unidades de gestión  abuso del Poder, prepotencia, revanchismo político y discriminación en contra de humildes trabajadores, quienes por no ser de sus filas políticas  son víctimas de esta injusticia y maltrato.

Esto hechos nos  obliga a plantear tres interrogantes a la sociedad regional y nacional

1.- ¿Cómo calificaría usted, el hecho que solo se ordene el pago de las remuneraciones del mes de enero a trabajadores que laboran en las sedes de las diversas direcciones y unidades de gestión del Gobierno regional y se deje sin pago a quienes trabajan en las zonas rurales de la región?

2.- ¿Quiénes y cómo se beneficiaran del dinero presupuestado para el pago de las remuneraciones, que el Gobierno Región de Lambayeque  se niega a cancelar a los  servidores CAS?

 3.- ¿Qué delitos se estarían configurando y que instituciones están obligadas a pronunciarse  ante estos hecho?

Muchos hogares esperan que se renueven los Contratos Administrativos de Servicios en el Gobierno regional de Lambayeque, como acertada y con justicia los ha renovado la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo, ejemplo de justicia social que deberían las autoridades regionales imitar.

Fuente: http://regidordelvalle.blogspot.com

               http://delvalleparatodos.blogspot.com
Anuncios

Los comentarios están cerrados.