Novecientas hectáreas de cultivos de arroz en Tolima, Sucre, Huila y los Llanos Orientales están siendo sembradas, bajo la implementación de la tecnología HYT.

Según estudios de la aplicación de esta ciencia del producto TERRAVITE-S21 de AGRINOS, a partir de los trabajos demostrativos se alcanzaron incrementos de producción de 15, 25 y 30 %.

La producción de arroz en Colombia disminuyó de manera importante en los últimos años, pero gracias a la tecnología de AGRINOS se sigue contrarrestando este problema llegando a más regiones del país innovando en los procesos de la agricultura tradicional.

Estas 900 hectáreas se suman a las que ya se vienen implementado en Colombia en cultivos como soya, maíz, pastos, frutales, flores, forestales, papa, caucho.

“El uso indebido de prácticas de manejo de suelos y la utilización desmedida de agroquímicos y fertilizantes, han ocasionado una degradación en los suelos, lo que ha incidido directamente en el menor rendimiento de los cultivos y menor ingreso y competitividad de los agricultores. Con este antecedente y percibiendo oportunamente la solución a los problemas que se pueden presentar a futuro, AGRINOS muestra de manera contundente los beneficios que se han obtenido en términos de productividad en diferentes cultivos. Desarrollando nuestra actividad estamos haciendo una contribución social, ambiental, y técnica”, afirmó el ingeniero Álvaro Sánchez, Gerente de AGRINOS en Colombia.

Las tecnologías HYT, con el liderazgo del producto TERRAVITE-S21, constituyen la propuesta ecológica más novedosa del mercado mundial de cultivar.

“Los cultivos de arroz en Colombia registran afectaciones que limitan seriamente la productividad, como el ataque del complejo ácaro-bacteria. AGRINOS tiene un papel protagónico en este escenario en la medida en que aporta desde la biotecnología de nutrición de las plantas, fortaleciendo los atributos de tipo genético y propiciando mejoras en la productividad visibles desde el primer ciclo de cultivo”, explicó Álvaro Sánchez.

Las cifras son dicientes en términos de rentabilidad al lograr incrementos superiores al 15% en la producción de arroz en Colombia. “Estas cifras representan beneficios en términos económicos para las regiones donde se produce masivamente este grano y además, incide directamente en la  calidad de vida de los agricultores”, agregó el ingeniero Sánchez.

Fuente: http://www.notingenio.com

Colaboraciòn: Divar Moya Zavaleta.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.