El Ministerio del Ambiente (Minam) recomendó hoy a los gobiernos regionales adoptar medidas de prevención para mitigar los efectos de un eventual fenómeno El Niño en función a los lugares identificados como vulnerables ante peligros asociados a dicho evento.

Fernando Neyra Palomino, titular de la Dirección de Ordenamiento Territorial del Minam, indicó que la d

ependencia que dirige difundió recientemente instrumentos técnicos relacio

nados a ello como el “Mapa de zonas con probabilidad de ocurrencia de peligros asociados al fenómeno El Niño”.

En el análisis, se estima que el 40 por ciento del territorio de Cajamarca, Cusco y Huancavelica tendría muy alta probabilidad de ocurrencia de deslizamientos. En tanto, el 60 por ciento del territorio de Huánuco, Moquegua y Pasco tendría alta probabilidad.

Asimismo, Ica, La Libertad, Lambayeque, Lima, Piura, Puno, Tacna y Tumbes tendrían altas probabilidades de ocurrencia de inundaciones.

El mapa evidencia que un importante número de viviendas, colegios y hospitales de las regiones mencionadas podrían resultar dañados o perderse en su integridad dada su inadecuada ubicación.

También precisa lugares de posibles impactos ambientales asociados a pasivos ambientales generados por minería formal e informal.

“La ocurrencia de un eventual fenómeno El Niño origina en la costa y a lo largo del flanco occidental andino la reactivación de deslizamientos e inundaciones. El  problema está en que en dichas zonas puede haber infraestructura vial, de salud, colegios o viviendas”, refirió.

Se trata de zonas potenciales; es decir, si una persona vive en una zona de pendiente donde además hay deforestación existen muchas posibilidades de que ocurra un deslizamiento o un embalse en la parte alta, por ello se deben tomar las previsiones, comentó.

El funcionario indicó que dicho trabajo ha permitido identificar a nivel de 14 regiones las condiciones de riesgo que hay en sus ciudades y poblaciones en torno al fenómeno El Niño.

“La idea es que a partir de esta primera aproximación general, que es un mapa para tomar medidas preventivas de reducción de condiciones de vulnerabibilidad, los gobiernos regionales puedan promover o desarrollar estudios específicos, así como planificar bien sus infraestructuras e identificar zonas criticas”, puntualizó.

En efecto, indicó, que su despacho ha tenido una primera comunicación con los gobiernos regionales involucrados, a fin de coordinar, en caso lo requieran, precisiones más técnicas al respecto.

Neyra Palomino remarcó que las principales recomendaciones que brindan a las autoridades regionales tiernen que ver sobre la necesidad de implementar medidas de prevención para la reducción de condiciones de vulnerabilidad físicas.

“Las administraciones regionales tienen ya instrumentos de planificación y tienen que implementarlos, así como promover, priorizar y orientar iniciativas de desarrollo para reducir condiciones de vulbnerabilidad frente al fenómeno El Niño”, anotó.

A ello suma, dijo, considerar información técnica a partir de los procesos de ordenamiento territorial y efectuar el seguimiento correspondiente a las acciones de planificación, evaluación y monitero que realizan en cuanto a dicho evento natural.

Recordó que en junio pasado el Estudio Nacional del Fenómeno El Niño (Enfen) estimó que hasta la primavera de 2012 se prolongaría el fenómeno El Niño, de magnitud “débil”, que se presenta en la costa peruana desde abril y que se asemeja a lo ocurrido en el invierno de 2008 y 2009.

Fuente : Andina

Anuncios

Los comentarios están cerrados.