Tala de árboles y tráfico del llamado “oro negro vegetal” se ha duplicado y la Administración Técnica Forestal y de Fauna Silvestre, bien gracias

TEXTUAL

“Con tanto dinero que invierte el Estado para comprar vehículos, uniformes, pagar sueldos a la Policía Nacional, estos no realizan un trabajo eficiente”.

José Valiente Falla – Presidente de las Rondas Campesinas de Olmos

 

OLMOS.

Uno de los grandes males que afrontan nuestros cada vez más depredados bosques en la región es la tala indiscriminada de árboles, práctica que cuando se asocia con la corrupción de algunas autoridades encargadas de controlar este tema se convierte en la más dañina fusión que pueda existir y permitirse.

 

La historia de la tala indiscriminada y la venta ilegal de carbón no es nueva entre quienes tienen la misión de cuidar los alicaídos bosques lambayecanos, al contrario, es archiconocida y hasta fructífera económicamente hablando para muchos malos funcionarios, entre los cuales estarían inmersos desde simples taladores, pasando por policías y funcionarios regionales.

 

Para conocer más a fondo como sigue funcionando a vista y paciencia este ilegal negocio el cual mueve inmensas sumas de dinero, periodistas de el semanario “El Fiscal” entrevistó al actual presidente de la Rondas Campesinas de la ciudad de Olmos, José Valiente Falla, quien haciendo honor a su apellido, desmenuzó valientemente la forma como muchos permiten que este tráfico se mantenga y aumente.

 

“La tala ilegal de arboles se ha duplicado enormemente a lo largo y ancho de la comunidad campesina Santo Domingo de Olmos, porque nadie puede controlar esto, así como el ilegal comercio del carbón vegetal, tal vez esto se da porque la autoridad forestal, en este caso, José Humberto Delgado Castro, en los 10 meses que lleva en en el cargo de la Administración Técnica Forestal y de Fauna Silvestre (ATFFS) antes Inrena, solo ha entregado 9 autorizaciones para la tala legal de árboles a los campesinos, de las cuales 4 no tienen ni siquiera 100 metros cúbicos”, comentó Valiente Falla.

 

El máximo representante de las rondas en Olmos agregó, que lejos de realizarse un escrupuloso seguimiento a este ilegal negocio para detener el tráfico, se sabe que los diferentes mercados cercanos a Lambayeque y de Lima siguen recibiendo enormes remezas de origen vegetal.

 

“Los mercados de Lima, Trujillo y otros lugares donde va a parar el carbón de Olmos siguen siendo abastecidos de manera normal e ilegal, a pesar que en la sede de Olmos no se está dando ninguna guía de transporte. Hace más de una semana, en Bagua, el Ministerio Público intervino a 4 vehículos con carbón, estos seguramente dan la vuelta por Cajamarca para llegar a Lima, esta ruta es normalmente utilizada por quienes comercian ilegalmente estos productos”, contó José Valiente.

 

Valiente añadió que el problema no se puede controlar desde el campo, porque se sabe que esto es un tema social que atañe a muchas personas, “pero qué hacen los tenientes gobernadores, delegados, rondas campesinas, etc. para controlar esta ilegal tarea. Una vez que salen del campo la ilegal carga, en la pista pasan por una serie de controles (Policía de Carreteras), además existe el puesto de control de la Policía Ecológica, sin embargo en ninguno de los dos casos se ve una acción efectiva”, remarcó.

 

LA GRAN MAFIA

José Valiente enfatizó además que las pocas intervenciones y capturas que se hacen a las unidades que trasportan el ilegal producto vegetal, se dan porque existe el interés de algunas pocas autoridades forestales.

“Lastimosamente la mayoría de estas autoridades forestales legalizan la ilegalidad con su accionar, apoyados por su puestos por otras personas con poder en las diferentes entidades estatales encargadas de esta supervisión, es decir, como comenté antes, esto tiene que ver con la Policía de Carreteras y la Policía Ecológica que son los llamados a velar porque este accionar ilegal no siga depredando los bosques de Olmos, de los caseríos que están totalmente devastados como: Ancón Grande, Ancón Chico, Ancón Cautivo y últimamente Alto de Roque, El Milagro, los mismo que se discurren hasta Mórrope. Estamos hablando de 14 mil hectáreas depredadas, ya no hay bosques”, puntualizó.

 

NO PERDONAN NADA

Valiente continuó con su desgarrador testimonio y contó que la mafia de la tala indiscriminada de árboles y carbón vegetal arremete hasta con los algarrobos, los cuales están protegidos por ley.

 

“Inclusive están sacándose los paradores de algarrobos a pesar que la ley ordena que la Policía debe detener a los responsables, sin embargo esto no se cumple, porque el jefe de la ATFFS, Augusto Delgado, solo se limita a decir que está a la espera que Lima le dé la orden para poder autorizar a los campesinos que solicitaron trabajar de manera legal. El mismo Delgado decomisaba uno o dos tráiler por semana, cada uno moviliza 30 toneladas de carbón que en promedio cuesta 30 mil soles y, a Lima llegan entre 6 a 7 tráileres por semana, pero porqué no hacen un monitoreo allá para que vean todo lo que sucede y como se mueve”, advirtió el presidente de la Rondas en Olmos.

 

Asimismo con cierto temor, pero convencido de estar haciendo lo correcto, Valiente resaltó el gran poder y alcance que tendría esta mafia bien organizada.

 

“Hablamos de una mafia organizada a nivel nacional que hasta miedo nos da denunciar, mire usted, evaden los controles de Olmos, Pacora, Mocce y Mocupe en la región Lambayeque, justamente en el último control tienen la obligación de revisar y contar los viajes que les autorizan en las guías, antes se hacía ese monitoreo, ahora ya no, y esto permite esta ilegal acción”, aseveró.

 

Por últimos se refirió a los astronómicos precios que llegarían a manejarse en este vedado negocio, “legalmente una tonelada cuesta mil soles e ilegalmente entre 400 y 600 en Olmos, pero puesto en Lima su valor es de mil 400 soles la tonelada y un tráiler puede llevar hasta 30 toneladas.

 

A Olmos están llegando los representantes del Organismo de Supervisión de los Recursos Forestales y de Fauna Silvestre (OSINFOR) con notificaciones para que los campesinos denunciados hagan sus descargos por haber cortado un semillero o cosas así, para ellos ya existe una disposición por intermedio del Ministerio Público para que se emplee el método del embargo de sus bienes si no pagan esas multas, entonces nos preguntamos, ¿El Estado solo interviene a los pequeños, pero quién ajusta a los grandes?”, acotó.

Fuente: Semanario El Fiscal

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.