Lambayeque se convirtió en la primera región del país en contar con su Plan de Desarrollo Hidráulico, que se constituye en una herramienta para la gestión del recurso hídrico y la prevención de desastres por desborde de ríos, cuya ejecución a largo plazo demandará 2,246 millones de dólares, se informó.

La propuesta considera cinco ejes de intervención en los valles agrícolas de la región mediante obras de regulación hídrica, obras de prevención, desarrollo agrícola, desarrollo hidroenergético e inclusión social.

 En el primer componente se propone la construcción de 19 represas y reservorios para almacenar el recurso hídrico en época de lluvias, evitando que se pierda en el mar y sea utilizada para ampliar la frontera agrícola.

 Por ejemplo, el reservorio La Calzada, en la parte alta del río La Leche, permitirá regular 400 millones de metros cúbicos de agua en favor de la agricultura, y, a la vez, contribuirá a prevenir inundaciones en los distritos de Íllimo y Pacora durante un Fenómeno El Niño.

 El componente de Obras de Prevención considera la construcción de defensas ribereñas y prioriza un tratamiento integral del cauce de todos los ríos.

 Además, en el eje de Desarrollo Agrícola se propone la edificación de bocatomas, canales, sistemas de drenaje, sistemas de riego tecnificado y aprovechamiento de agua subterránea.

 Con la construcción de represas se genera una oportunidad para la puesta en marcha de plantas hidroeléctricas pequeñas para la producción de energía destinada al uso poblacional e industrial.

 En el rubro de Inclusión Social, el plan hidráulico plantea la organización de la producción y asociación de productores. Se estima que la implementación de dichos componentes demandaría una inversión de 2,246 millones de dólares.

Esta propuesta se inicio  en el gobierno de anterior que presidia Yehude Simón Munaro, indicaron y reconocieron los profesionales involucrados en la cristalización de esta  importante propuesta.

 El ministro por su parte ofreció evaluar el plan con la disposición de adoptar las medidas que permitan la implementación del mismo, que contribuirá no sólo a aprovechar las potencialidades agrícolas de la región, sino también a generar empleo productivo y mayores ingresos a los pequeños agricultores.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.