Me preguntan si estaba o era ultraizquierdista y nunca lo he negado. A pesar de ello siempre plantee diálogo para acabar violencia.

Ser radical no significa aceptar violencia. Mi radicalismo fue irresponsable y lo dije muchas veces.  Eso fue hace 20 años.  No ayuda al pueblo.

 Los pobres buscan desarrollo e inclusión; no quieren limosna quieren oportunidades; no quieren violencia quieren tranquilidad; quieren vivir.

Fuente: Yehude Simon @yehudetwtr

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.