Se necesitan 10 mil millones de dólares para poder tratar toda el agua potable que consumimos, mientras tanto, solo el 70% del país podrá tener acceso a agua limpia, y menos del 50% tiene alcantarillado. ¿Agua para todos? ¿Qué clase de agua? 

 agua contaminada (1)

En el territorio nacional existen 50 empresas que se encargan de tratar el agua que desechamos, devolverla a su fuente natural y extraerla nuevamente de ahí para procesarla y llevarnos agua potable a casa, pero no todas cumplen con su función.

 ¿Qué significa esto?

Que, en Lima y en algunas provincias del interior del país, estamos tomando agua con residuos fecales.

En las zonas urbanas del país, menos del 60% tiene acceso al agua potable, el 40% de aguas que son descargadas por las ciudades se van a sus fuentes naturales (ríos, lagos y lagunas) sin ningún tratamiento y esto trae un alto grado de contaminación, que volveremos a consumir.

SUNASS es la empresa responsable de verificar que las empresas prestadoras de servicios cumplan con su labor, entre ellas, se ubican las que gestionan el agua.

“Todavía tenemos una brecha importante para potabilizar el agua por una cuestión de infraestructura. El indicador a nivel país dice que estamos a 70% de agua potable y el nivel de alcantarillado es aún más bajo. Se calcula que en cifra, cerrar esta brecha podría tener un costo mayor a los 10 mil millones de dólares”, afirmó José Luis Patiño, gerente del área de imagen institucional de SUNASS.

¿De dónde sacamos esta plata?

Ya que las empresas que administran el agua para el consumo humano son estatales y están bajo la administración de gobiernos regionales o municipalidades, corresponde al Estado invertir en ellas.

Basándonos en esta realidad, podríamos:

a) privatizar el sistema de agua y desague, con lo que empresas privadas explotarían nuestros ríos, lagos y lagunas, quizás depredándolas o quizás no, pero definitivamente haciendo un negocio con una necesidad vital, o

b) exigirle al Estado que invierta, progresivamente, el dinero requerido para mejorar la calidad del agua que consumimos.

“SUNASS le puede dar menores tarifas a las empresas, pero eso no es suficiente para avanzar en nueva infraestructura, el grado de avance depende del interés del Gobierno Central, Regional y los gobiernos locales”, afirmó.

 Latinoamérica y los ríos más contaminados del mundo

INDIA-ENVIRONMENT-POLUTION

 Puede que estemos mal, pero en el resto de la región están peor. Tres cuartas partes de las aguas residuales que se eliminan en Latinoamérica vuelven a otros ríos, creando un serio problema de salud pública y para el medio ambiente, advirtieron los expertos del Banco Mundial según un informe realizado por el diario El País.

“El 70% de las aguas residuales de la región no son tratadas. Sacamos el agua, la usamos y la devolvemos a los ríos completamente contaminada”, afirmó la experta en agua y saneamiento, Carmen Yee-Batista.

Las consecuencias de esto son gravísimas, la contaminación del agua vuelve a ser consumida debido a un tratamiento deficiente por el bajo nivel de las plantas, además de afectar a todos los seres vivos que habitan en las inmediaciones de la fuente natural. Sí, plantas y animales, además de todas las personas que consumen el agua directamente del río. 

 

En el río Bogotá, las aguas sucias que descargan los ocho millones de habitantes de la capital colombiana llegan directamente. Aunque están trabajando en el tratamiento, es difícil pues cuesta trabajo ampliar su capacidad de almacenamiento y recuperar las riveras dañadas por la

contaminación.

En el Perú, hace poco observamos un caso grave que podría estar relacionado: cinco niños murieron misteriosamente, todos alrededor del río Corrientes, en Loreto.

El río, declarado hace varios meses en estado de emergencia por la grave contaminación ocasionada por la minería ilegal y legal que se realiza en la zona, ocasionó previamente que a uno de los niños se le haya encontrado residuos de metales pesados en la sangre.

“Si la contaminación se debió a una descarga de la ciudad o de la minería, o agricultura, ya sea ilegal o legal, le compete a la Autoridad Nacional del Agua y al ministerio del Ambiente”, afirmó Patiño.

Hasta el momento, la autoridad correspondiente no se ha pronunciado sobre las muertes, sin embargo afirman que están investigando cuál fue la verdadera causa. Aún queda mucho por comprobar, pero esperemos que no se tarden, o podrían aparecer más víctimas misteriosas por investigar.

 http://espacio360.pe / – 02/01/2013 .-

Por: María Milagros Brugman

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.